Cambio de Rumbo

A finales del verano pasado mi vida tomó un nuevo e interesante camino en su búsqueda del bienestar.

Hacía tiempo que mi cuerpo emitía señales para que modificase mis hábitos, pero mi mente, “dormida”, obviaba las advertencias.

Mi alimentación, a causa de un ritmo de vida frenético, había sido bastante “pobre” en los últimos 2 años, lo cual me influía tanto física como emocionalmente: hinchazón abdominal tras las comidas, malas digestiones, cansancio, apatía… Todo ello, unido a un desinterés por la práctica de deporte que manifiesto desde la infancia, hacían de mi día a día una película en la que el sedentarismo era el principal protagonista.

Cuando le comenté a mi fisioterapeuta, la cual es también especialista en nutrición, cómo me encontraba, me recomendó algunas pautas para llevar a cabo: una dieta en la que no faltasen ni las frutas ni las verduras y se prescindiese de los lácteos y muuucho ejercicio físico. También me habló de algunos suplementos alimenticios.

Ahí empezó todo 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s